Paja

Encontrar la aguja en un pajar es sencillo, basta con no buscarla y se te clavará en el lugar mas insospechado.

Una casa con muchos rincones es siempre un problema cuando hay que coger la fregona. Este domingo sin embargo le encontramos otros usos a los bajos de la alfombra.

Sé que como anfitrión hay ciertos mínimos a cumplir pero curiosamente, pese a no observar ninguno, los invitados desean volver.

Alfil.

Hogar dulce hogar, 2008.



7 comentarios:

Dantonmaltes dijo...

La próxima vez que este bello animal quiera ir a retozar a tu establo, te pediría que sean 5 las cuerdas con las que le marques un pentagrama en la piel. Luego con el látigo llénala de música...

Lore dijo...

que fotos más preciosas....

esas cuerdecicas marcadas!!!

y encima, un gran texto que acompaña...

qué más se puede pedir?



bon día!

BELMAR dijo...



Deliciosas imágenes, felicitaciones!

«Si las puertas de la percepción se abriesen, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito.»

Arkana dijo...

Aún sabiendo que puedo parececer repetitiva respecto a los demás comentarios, no quiero quedármelo para mí: qué fotos tan maravillosas! y el texto, perfecto para acompañarlas... o son ellas las que acompañan al texto?

Un beso!

Justine dijo...

te agregé al blog sin comentarte nada pese a leerte, un cordial saludo.

Anónimo dijo...

preciosa foto :)

amelie*

Alfil_barcelona dijo...

No lo puedes evitar dantonmaltés, gozas de una sensibilidad exquisita. Tan delicados como somos, acabaremos tomando cervezas en cualquier tugurio hasta altas horas de la madrugada rodeados de almas sensibles.

Y por pedir que no quede Teba ...

En cuanto a tí Belmar, habrá más fotos y seguiré acompañandolas de texto arkana al igual que tu acompañarás el blog en el futuro supongo.

En cuanto a tí Justine, en justa correspondencia he añadido tu blog a mis favoritos a traición, con alevosía y nocturnidad.

Y a tí amelie, me perdonarás pero, prefiero dejarte "colgada".

Alfil.